Llegando y prendiendo lumbre

Puerto Libre

Guillermo Hernández Puerto

 “Llegando y prendiendo lumbre”. Citamos esta expresión popular, porque fue el Fiscal Anticorrupción, Jorge Emilio Iruegas, el primero que abrió fuego, al ver lastimados sus intereses, con la reforma constitucional que presentó el diputado oriundo de Valle Nacional. Por cierto, cabría decir que Iruegas es solo un bufón de los Murat a los que  les debe el taco de frijol que se está comiendo sin hacer nada de nada en contra de la gran corrupción que impera en el desgobierno del mexiquense. Vamos, pues, al grano, como dicen en mi pueblo:

El diputado Fredie Delfin Avendaño, en su calidad de Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, aseguró, en declaraciones que hizo a Luis Ignacio Velásquez, reportero de Noticias, “que el Poder Legislativo no está desapareciendo el órgano autónomo, sino están transformando el actual Instituto Estatal de Transparencia y Acceso a la Información Pública (IAIP) por un nuevo ente que verdaderamente garantice el acceso a la información pública, la transparencia y la rendición de cuentas e incorporar el reconocimiento del buen gobierno”.

Explicó que dicha decisión se tomó después de realizar un profundo diagnóstico por parte del Congreso del estado, en el que se encontraron serias deficiencias en dicho instituto y una falta absoluta de voluntad de servicio por parte de las y los servidores públicos”.

“ Además, el marco jurídico del extinto IAIPO no cuenta con mecanismos administrativos ni jurídicos para sancionar el incumplimiento de las instituciones de dar acceso a la información; ni tampoco tiene mecanismos para que la ciudadanía pueda exigir sus derechos”.

 Las modificaciones al Artículo 114 de la Constitución garantizan el uso adecuado de los recursos públicos, aseguró el presidente de la Jucopo. En términos llanos, para que lo entendamos todos los letrados y no letrados, el nuevo marco jurídico garantiza verdaderamente el acceso a la información pública y las modificaciones constitucionales garantizan también, el uso adecuado de los recursos públicos.

 Vamos a ver como dice mi tío filito, porque como bien lo dice un dicho, la burra no era arisca, sino que los palos lo hicieron. Por lo pronto y sin regateos de ninguna índole, saludamos las declaraciones hechas por el diputado de Morena, Fredie Delfín Avendaño y saludamos también las modificaciones hechas al Artículo 114 Constitucional. Pero aprovechando las declaraciones vertidas por el diputado Fredie Delfín, es preciso tocar aunque someramente, un trabajo de investigación que realizó, Álvaro Morales y que expuso en el noticiero Encuentro, respecto de que funcionarios de la Secretaría de Salud del gobernador Alejandro Murat Hinojosa, crearon empresas fantasmas, como ha sido costumbre en este gobierno, para simular la compra de medicinas y equipos médicos en el año 2020, por más de 88 millones de pesos, para hacer supuestamente frente al Covid, sin importarles para nada la salud ni la vida de los oaxaqueños ni los muertos causados por el Covid, muertos que llevan sobre sus espaldas el gobernador Alejandro Murat, su padre José Murat y los funcionarios ratas que cometieron este infame delito contra la salud del pueblo oaxaqueño.

Delito que no debe quedar impune y que se debe seguir por parte del gobierno del Presidente Obrador la ruta del dinero sucio, para que los oaxaqueños no solo veamos que paguen con cárcel su delito o devuelvan lo robado los funcionarios involucrados en este delito de lesa humanidad y que los oaxaqueños, también, sepamos cuántos cientos o miles de millones de pesos se habrán robado.

 Desde aquí, desde esta gran tribuna del pueblo hacemos un llamado para que el Presidente de la Jucopo y el Congreso del estado tomen cartas en este atraco cometido por funcionarios de la Secretaría de Salud y en el que está mezclado el actual gobernador y su padre y la caterva de Mexiquenses que trajo del estado de México el mexiquense Alejandro Murat Hinojosa.

Deja un comentario