LOS EXCESOS DEL PODER, DEL DINERO Y LA CORRUPCIÓN EN LA SECCIÓN 35 DEL SNTSS

 Guillermo Hernández Puerto

Vamos pues al grano, como dicen en mi pueblo:

Noticias del Istmo de Tehuantepec dan cuenta que el enfermero Mario Félix Pacheco, Secretario General de la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud (SNTSS)  realizó   una Vela en Juchitán de Zaragoza, pero  no para  festejar a las enfermeras con motivo del Día Internacional de la Enfermera, sino para presentar a su delfín, Omar de Jesús López Sánchez como el candidato a ocupar la Secretaría General de dicha Sección Sindical.

Cuentan de aquellos lares que a través de sus delegados incondicionales, los doctores: Yolanda Sánchez Ulloa, Lorenzo Carrasco Castillo, Jorge Alberto Guerrero,  Olivia Hernández Orozco y Anabel Valdivieso, el enfermero pidió 200 pesos  a cada trabajador del Istmo de Tehuantepec para pagar la comida y las cervezas. 

A través del chantaje y la extorsión obligaron al Jefe Jurisdiccional en Juchitán, Ignacio Zárate Blas, conocido en el gremio como “La Guajolota” a pagar dos conjuntos musicales: el Grupo Caribú y la Banda Picosa Hernández con un costo de 350 mil pesos, diciéndole, o pagas o te quitamos del cargo, por lo que el referido galeno no tuvo más remedio que pagar ante la extorsión y el chantaje de los corruptos y traidores  Mario Félix Pacheco y su delfín, Omar de Jesús   López Sánchez. 

Esto es un botón de muestra del exceso del poder, del dinero y la corrupción que encarnan y personifican en la Sección 35 del SNTSS los hampones Mario Félix Pacheco y su delfín y candidato, Omar de Jesús  López Sánchez, quienes se niegan a entregar el poder y por eso se arrastran como serpientes ante Salomón Jara Cruz para poder mantenerse en el poder, prometiéndole que todos los trabajadores de esa sección sindical votarán por él para llevarlo a la gubernatura del estado. 

 Mire usted, amigo lector. Se dice  que pocos trabajadores asistieron a la vela que se efectuó en el salón Ná Reyna, por lo que con invitados  lo llenaron.
  

El Administrador del Hospital de Juchitán “Macedonio Benítez Fuentes”, el LAE,  Guillermo  Valderrama Valdivieso pagó 35 mil pesos  por la renta del salón Ná Reyna  con recursos  del Hospital General de Juchitán. Así se comenta por aquellos lares, nosotros solo repetimos lo que ahí se dice. Toca a la Secretaria de Salud investigarlo.

Relatan que ya pedo por su adoración al dios Baco,  Mario Félix Pacheco, cerveza en mano,  presentó a su delfín Omar de Jesús  López  Sánchez como el candidato a ocupar la Secretaría General de la Sección 35 del SNTSS y pidió a los asistentes a la vela que votaran por él y en el colmo de la ambición de poder pidió también que todos los trabajadores de esa sección sindical voten por Salomón Jara para llevarlo a la victoria electoral el próximo domingo 5 de junio.

No cabe duda que dicho dirigente sindical busca seguir siendo el poder tras el trono, por eso se arrastra y pide el voto para Salomón Jara Cruz.

Ojalá que los trabajadores de dicha sección sindical manden a la chingada la petición que les hace Mario Félix Pacheco y su delfín, no solo para darles una patada en el trasero a estos traidores y vendidos, sino para que en las próximas elecciones voten y lleven la Secretaría General de dicha sección a un trabajador honesto que no se venda, que bajo ninguna circunstancia se preste a despedir a ningún trabajador de la Secretaría de Salud , como lo hizo por temor de ir a la prisión el enfermero Mario Félix Pacheco y su delfín y candidato Omar de Jesús  López Sánchez, otro sinvergüenza que anda prometiendo el voto de los trabajadores de la Secretaría de Salud a Salomón Jara Cruz, como si él y su jefe el enfermero fueren dueños del sindicato y de la voluntad de los trabajadores.

A estos rastreros debieran  mandarlos a la chingada como el perrito aquel  que se comió la manteca, con la cola entre las patas, porque no son dueños de ese sindicato ni dueños de la voluntad de los trabajadores.

Son por sus hechos, traidores y ratas que lo único que merecen es una patada en el trasero  y el desprecio público de los trabajadores  que integran la Sección 35 del SNTSS.  

En resumen, los sueños del enfermero de convertirse en el poder tras el trono,  se caerán como un castillo de naipes, porque no solo es un traidor a su clase, sino que por sus hechos traicioneros y corruptos huele a mierda. Y la mierda debe ir al caño del desagüe. 

Deja un comentario