“Hay aves que cruzan el pantano…”

Puerto Libre

Guillermo Hernández Puerto

A medida que se acorta el tiempo para que se dé a conocer el candidato de la coalición “ Juntos Hacemos Historia” para gobernador de Oaxaca, se intensifica la guerra sucia contra la Senadora Susana Harp Iturribarría, con el objetivo de desacreditarla para favorecer a quien o quienes patrocinan esta guerra sucia.

¿Cuál es el pecado de la senadora? El tener la gran posibilidad de ser la candidata de dicha coalición, porque nadie puede acusarla de haberse robado los recursos públicos, porque no ha ocupado cargo público en el gobierno ni pueden señalarla como narco senadora de Morena, es decir, no tiene cola que le pisen.

Pretenden manchar su imagen con patrañas: En un portal se dice: “Para tapar el cochinero, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, a toda costa pretende heredarle el puesto a Susana Harp, según se ha informado”.
La pregunta obligada respecto de este señalamiento. ¿Quién lo ha informado?.

Esto es calumnioso, porque no se dice el nombre del informante. Y para causarle más daño a la imagen de la senadora, agregan: “La burla nuevamente. Otros 6 años el pueblo de Oaxaca seguirá siendo gobernado por la burguesía”. Es decir, para quienes la calumnian, el delito mayor de Susana Harp Iturribarría es llevar el apellido Harp. Crasa ignorancia.
El adinerado es Alfredo Harp Helú, primo de Susana Harp, no ella.

Déjeme decirle amigo lector, que en un principio Susana Harp tuvo que vender sus discos, el éxito como cantante es esfuerzo de ella quizá el apellido Harp le abriría puertas, pero esto no es delito ,ni merece el calificativo de burguesa.

Disculpen que me extienda un poco más de lo debido en esta columna.
No nos lleva el afán de que nos lo tome en cuenta la senadora si es la elegida, porque hemos ayudado a otros políticos y nunca hemos recibido recompensa de ninguno de ellos, incluso, apoyamos la lucha política del ahora Presidente de México, desde que lo desaforó Fox y seguimos siendo un profesor rural metido por vocación a periodista y viviendo de la pensión que obtuvimos por 34 años de trabajo en el magisterio.
Pero lo hacemos por la sarta de calumnias que se han escrito sobre ella para descalificarla en la carrera por la gubernatura.

Y abrimos hilo como se dice en redes sociales.

Dicen en una columna que titulan: “La Casta Susana y sus “reconocidos” aliados”.

La palabra casta es utilizada en sentido de burla o peyorativo.
Quién la escribe, en el primer párrafo escribe lo siguiente: “ Dice la frase común que para conocer a una persona hay que observar cómo lo hace cuando tiene poder, pues surgirán todos sus instintos, sus virtudes, sus traumas y se hará evidente la esencia de su naturaleza”
Estas palabras me recuerdan a una de las célebres frases de “El Periquillo Sarniento” quien dijo. “Si quieres conocer a un ruin, dadle un cargo”.

A quien le viene el saco no es a la senadora, es al gobernador ladrón y mediocre de Oaxaca, Alejandro Ismael Murat Hinojosa. Y este granuja no puso el poder al servicio de la sociedad oaxaqueña, sino al servicio de los Murat. Por ello además de ladrón es un traidor a Oaxaca.
Puntualizamos esto, para que los que están haciendo la guerra sucia contra la senadora no confundan la gimnasia con la magnesia.

En otro de los párrafos se dice: “En realidad, la Casta Susana hace lo contrario de lo que pregona, su bandera de publicidad es la defensa de la cultura artesanal, en especial, de la creación textil, señalando que apoderarse de diseños y colores de los artistas oaxaqueños es un robo.
Nada más ajeno a ese objetivo, pues bajo ese discurso busca apropiarse de la lucha política y social de cientos de oaxaqueños y oaxaqueñas que han logrado que gradualmente se pueda transformar su realidad a base de mucho esfuerzo y no por la intervención de la senadora quien sin recato se favorece con su actuar como transnacional textilera”.

No le viene el saco a la senadora ni es ladrona del extraordinario trabajo de los artistas oaxaqueños; a quién, en su caso, le vendría el saco es a la Presidenta Honoraria del DIF Estatal, Ivette Morán de Murat, pero no se atreven los detractores de la senadora a cuestionar a Ivette Morán.

Y blanden la filosa espada para dañar la imagen de la senadora cuando dicen: “ Su falta de congruencia y ética es más evidente cuando se rodea de aliados y operadores, cuya reconocidos como traidores, provocadores y bandidos de la manipulación, quienes forman su primer círculo, lo que explica como en los últimos días, en un es estado de desesperación, recurren a las peores prácticas que pueden usarse en la guerra sucia, asociándose lo mismo con funcionarios del gobierno priista como con Arturo Peimbert..”.

Mire usted, amigo lector: Sin jactancia alguna podemos decir que desde los micrófonos de “Radio Universidad y de la entonces la llamada “La voz del Pueblo”, participamos en la revuelta del 2006 y puedo decir que somos uno de los sobrevivientes de esa lucha popular y magisterial y podemos también decir que Flavio Sosa Villavicencio y Horacio Sosa Villavicencio con todas sus cualidades y defectos, mostraron cojones.

Flavio y Horacio fueron encarcelados en el penal de Almoloya, al final fueron exonerados de los delitos que les imputó el gobierno de Calderón en contubernio con Fox. Traidores no lo son. Este lenguaje virulento contra ellos, suena igual o peor que el que utilizó Enrique Peña Nieto a través de Aurelio Nuño Mayer y el traidor de Gabino Cué para desacreditar la lucha que encabezó el magisterio de la gloriosa Sección 22 contra la Reforma Educativa de Enrique Peña Nieto y que también apoyamos sin vacilaciones.

Y terminan diciendo: “Lo cierto es que a estas alturas está claro que doña Susana y sus asociados no serán los ungidos, pero la exhibición de bajezas y falta de escrúpulos quedarán como una marca que como dice AMLO no se borrará ni con toda el agua de los océanos”.

A los detractores de la senadora Susana les viene como anillo al dedo, el dicho popular que reza: “Botellita de Jerez, todo lo que digas será al revés”.


Como conclusión desde esta tribuna diremos: Susana Harp Iturribarría no es señalada de ser senadora narco ni de haberse robado el presupuesto de Oaxaca, por lo que orgullosamente puede parangonear al poeta veracruzano, Salvador Díaz Mirón, diciendo: “Hay aves que cruzan el pantano y no se manchan, mi plumaje es de esos”.

Deja un comentario