LOS DESPRECIABLES MURAT DESPRECIAN LA SALUD DEL PUEBLO

PUERTO LIBRE

Guillermo Hernández Puerto

El desvergonzado gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa anunció con bombos y platillo que su gobierno entregaba al Pueblo de Oaxaca, la Casa de Salud.

 Un edificio que según decires está en litigio y que ocupó una institución de Educación Superior que fundara en vida el padre Luis Cortés Osorio.

Este anuncio es no solo una ofensa contra el Pueblo Oaxaqueño, sino una mentada de madre.

 Luego de este anuncio, clavó la puñalada trapera a más de 2600 trabajadores de la Secretaría de Salud que fueron echados a la calle el pasado 5 de septiembre.

Despido que realizó el ladrón mexiquense Juan Márquez Heine, por órdenes del nefasto cacique José Murat y de su hijo, el desvergonzado gobernador de Oaxaca Alejandro Murat Hinojosa.

Mientras el mexiquense se encuentra desaparecido y seguramente con las bolsas llenas de millones de pesos que se robó siendo Director del Seguro Popular y titular de la Secretaría de Salud, por cierto, apareció en la lista de los que tienen mucho dinero en paraísos fiscales.  

 Debiera ser investigado y encarcelado al igual que su jefe el desvergonzado gobernador, por todos los millones de pesos que se dice se han robado de la Secretaría de Salud.

 Tanto el desvergonzado gobernador Alejandro Murat como su padre el nefasto cacique de Oaxaca, José Nelson Murat Casab desprecian la salud del pueblo pero por ello son despreciables.

 Estos dos desvergonzados y ladrones de Oaxaca se dan ínfulas de ser honestos y honorables, pero la colota que arrastran tras de sí llega hasta Palacio Nacional y los hedores de esa corrupción, seguramente invaden ese Palacio que ocupó también el Presidente Benito Juárez.

Su ambición por el dinero de estos políticos despreciables no tiene límites, están tocados por el pecado mortal de la Codicia y enfermos de poder y dinero, porque estos grandes ladrones de Oaxaca no tienen llenadera.

 Acumularán tanta riquez que hasta podrían construir un palacio con oro. Pero lo que no han querido entender que heredarán vergüenza y deshonor a sus descendientes.

 Y como muestra de la gran corrupción y del gran robo a la Secretaría de Salud llevado al cabo por estos delincuentes de cuello blanco está el hecho de que el Municipio de Oaxaca de Juárez clausuró el edificio de la Secretaría de Salud ubicado en la calle J.P. García, por no pagar una deuda de  446 mil 988 pesos con 26 centavos. Esto es el colmo del cinismo y la desvergüenza.

 Si el gobierno federal morenista fuera mínimamente congruente con la lucha contra la corrupción, Alejandro Murat Hinojosa ya estaría con un pie en la cárcel, pero al contrario, recibe besos y abrazos.

 La secretaría de Protección y Seguridad Ciudadana del gobierno federal, Rosa Isela Rodríguez debería seguir la ruta del dinero sucio o la ruta del lavado de dinero y la UIF debiera intervenir en este gran robo a Oaxaca, perpetrado según notas periodísticas, por los Murat en contra de Oaxaca .

 Pero los Murat son tan despreciables que óigase bien, según expertos en la materia, Alejandro Murat y su padre José Murat se estarían robando 25 mil millones de pesos al año, en cinco años se habrán robado 125 mil millones de pesos y en 6 años se habrán robado del presupuesto asignado a Oaxaca, 150 mil millones de pesos. 

 Por ello y sin que esto suene a ofensa o grosería para el desvergonzado Alejandro Murat y para su padre, el nefasto cacique de Oaxaca, José Nelson Murat Casab, pero les viene como anillo al dedo, el apotegma que pronunciara don Benito Juárez frente a los traidores al pueblo: “Malditos, mil veces malditos, aquellos que son sus palabras defienden al pueblo y con sus hechos lo traicionan”. 

Deja un comentario