PRETENDEN IMPONER COMO GOBERNADOR DE OAXACA AL ARISTÓCRATA RAÚL BOLAÑOS

PUERTO LIBRE

Guillermo Hernández Puerto

En la lista de candidatos para sucederlo en el cargo, Alejandro Murat Hinojosa, gobernador ladrón y mediocre de Oaxaca, anotó a Raúl Bolaños Cacho Cué, usurpador del escaño de senador, pues hay que decirlo y con todas sus letras.

 Sofía Castro Ganó la senaduría de primera minoría y no el hijo de Raúl Bolaños Cacho Guzmán, hoy Cónsul en Sao Paulo, Brasil, nombrado por el gobierno de la 4T.

 Tocamos otra vez el caso de las aspiraciones de ser gobernador de Oaxaca de Raúl Bolaños Cacho Cué, porque el pasado jueves 21 de octubre de este año, apareció en fotografía a colores en la portada del diario Noticias, diciendo: “Mi compromiso es, trabajar por Oaxaca”. Presentándose como el salvador o redentor del Pueblo Oaxaqueño, y, con una sonrisa a flor de labios, feliz porque cobra como Senador, porque posee un rancho con caballos pura sangre en Tuxtepec y porque gracias a su padre Raúl Bolaños Cacho Guzmán, nunca ha tenido problemas económicos, porque nació en la opulencia y la riqueza, al igual que su tío Gabino Cué Monteagudo, porque es una verdad que su padre toda su vida y el mismo Raúl, han vivido del presupuesto estatal y federal.

 En consecuencia, Raúl nació en pañales de seda y si usara el estribillo de “Primero los Pobres”, solito se ridiculizaría, porque no conoce la pobreza ni nunca se ha juntado con los pobres y la mano sudada de los campesinos le provoca repulsión.

 Si el Presidente Andrés Manuel López Obrador diera su visto bueno y fuera Raúl el candidato de la alianza Morena-Verde -PT, seguro que a Raúl, le provocaría náuseas y asco saludar de mano a los pobres y a los campesinos, porque él, está acostumbrado a vestir de traje, a usar Lavanda, comer opíparamente y viajar en auto o avión.

No pertenece a la clase de los pobres, él es de los llamados pudientes y aristócratas de Oaxaca.

Designar a este aristócrata, candidato de dicha alianza a gobernador de Oaxaca, sería una bofetada del gobierno morenista y del Partido Morena al Pueblo Oaxaqueño, una gran bofetada a Oaxaca y a los oaxaqueños, porque un aristócrata como él, no va a transformar Oaxaca como tanto se cacarea en los altos niveles del gobierno de México.

Sería muy ofensiva para Oaxaca esta candidatura, porque el gobierno morenista y Morena entregarían Oaxaca y sus grandes recursos naturales al nefasto cacique de Oaxaca, José Nelson Murat Casab, porque el autor del Pacto Contra México, sería otra vez el poder tras el trono como lo es en el gobierno de su hijo Alejandro. Solamente mentes traidoras y traicioneras entregarían a través del aristócrata Raúl a Oaxaca.

 Pero en política, privan los grandes intereses de los políticos, no los intereses y el bienestar del pueblo.

 Si Raúl Bolaños Cacho fuere designado candidato a gobernador de Oaxaca de esa alianza, sería considerada como una alta traición al pueblo de Oaxaca, porque la dichosa encuesta o encuestas serían solo un simulacro para imponerlo, no pensando en Oaxaca, sino en los grandes negocios económicos que se perfilan con el Tren Transístmico y el Corredor Interoceánico.

 Los Murat, padre e hijo, estarían felices porque de tales negocios grandes y pingües incrementarían más su poder político y económico en Oaxaca.

Sin embargo, quién puede ser el dique fuerte y poderoso para que Raúl, en caso de que lo designaran candidato a gobernador, no llegue a ser gobernador de los oaxaqueños, es el pueblo y llegado el momento, si así fuere, con su voto masivo y reflexionado, impediría que este aristócrata, los Murat y los amigos de alto nivel de los Murat, se apoderen otra vez de Oaxaca y sus recursos naturales y de su presupuesto.

 Por ello desde esta gran tribuna, alertamos al pueblo de Oaxaca, a no dejarse sorprender ni intimidar por nada ni por nadie y mucho menos vender su conciencia por una promesa o una despensa, para dejar pasar y llegue a gobernar Oaxaca, el citado aristócrata, ni porque lo ordene o diga el dios vivo en la tierra.

 Porque los oaxaqueños ya estamos hasta la madre del cacicazgo de José Nelson Murat Casab y de las marranadas de su hijo el gobernador muratito.

 Ante la imposición, disfrazada de encuestas, no nos quedaría más que invocar el espíritu de Ricardo Flores Magón, para impedir a toda costa que a través del aristócrata, lleguen los traidores y enemigos del pueblo de Oaxaca, a saquear otra vez a Oaxaca.

Dejamos constancia que entre los que han alzado la mano para gobernar Oaxaca, hay oaxaqueños y oaxaqueñas con valor, coraje y experiencia, para encabezar un liderazgo en y a favor del Pueblo de Oaxaca.

¡No necesitamos aristócratas que nos gobiernen, ni más ladrones como los Murat!.

Deja un comentario