El síndrome de la impostora

Reconocer la falta de confianza puede ser una fortaleza

Es admirable en muchas mujeres su espontaneidad, fortaleza, determinación y formas de expresarse. Son inspiradoras. Pero para muchas personas identificar sus defectos y miedos es un paso difícil de dar. Histórica, social y familiarmente las mujeres están sujetas a una educación que llega a mermar su estima.

                El síndrome de la impostora (Planeta), es el libro escrito por Élisabeth Cadoche y Anne de Montarlot que brinda las herramientas necesarias para resarcir la pérdida de seguridad propia, identifica los posibles momentos y circunstancias que han definido esta situación e invita a alcanzar el éxito de manera personal y profesional.

                “¿Cuáles son los antídotos para ese sentimiento de impostura? La buena y saludable autoestima, la que hará a la mujer independiente de la consideración, la aceptación u otra bendición otorgada por los hombres, es sin duda la clave de acceso a una relación serena de la mujer, de las mujeres consigo mismas.”

                Proliferan y predominan los mensajes que las posicionan en un sitio desde el que resulta difícil lograr la necesaria credulidad: el desplazamiento social, la falta de seguidores en redes virtuales, el trato durante la infancia, la delgadez y perfección corporal impuestas. Hace falta desafiar y aceptar estas adversidades para convertirlas en un motor.

                De acuerdo con El síndrome de la impostora, mujeres reconocidas como Michelle Obama o Simone Veil, Ex presidenta del Parlamento Europeo, han admitido haberlo padecido, lo que demuestra que al ganar confianza en sí mismas, son capaces de abordar de mejor forma la vida y, como consecuencia, tratar pacíficamente a los semejantes. Lo importante es hacer conciencia de las acciones que se deben tomar respecto a las dudas y vulnerabilidades adquiridas a lo largo de la historia de cada una.

Élisabeth Cadoche es periodista y autora de El ombligo (2014), una oda al amor y al misterio de los orígenes contra los prejuicios y las diferencias, y Anne de Montarlot es psicoterapeuta, colabora en la escuela de medicina de Harvard y tiene más de catorce años de experiencia en psicología clínica.

Deja un comentario