Neri, surge como un fenómeno político en Oaxaca

Puerto Libre

 Guillermo Hernández Puerto

Desde esta gran tribuna del pueblo, siempre sostuvimos que Francisco Martínez Neri ganaría la elección del 6 de junio. Y, así fue.

Pero no vamos hablar aquí de su triunfo arrollador, sino de la arenga que pronunció en el cierre de su campaña en La Alameda de León de la Ciudad de Oaxaca.

A manera de exordio, permítame amigo lector, subrayar lo siguiente:

 En la antesala de la elección, por la guerra sucia que orquestaron desde las sombras José Murat, su hijo Alejandro Murat y Benjamín Robles Montoya contra francisco Martínez Neri para tratar de frenar su victoria, hubo quienes al servicio del trío de mafiosos, responsabilizaron a Neri, de las muertes y los daños que sufrió la ciudad de Oaxaca en el 2006.

 Estos mintieron con todos los dientes, porque francisco Martínez Neri como Rector de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca, defendió con valentía la Autonomía de la benemérita institución y mantuvo incólume a esa universidad como el bastión de las luchas del pueblo de Oaxaca. Mérito que nada ni nadie le podrá arrebatar al zautleco.

Dicho lo anterior, cabe mencionar que en el templete desfilaron frente al micrófono dirigentes de Morena, entre ellas la Senadora Susana Harp Iturribarría que se pronunció por el triunfo de Neri.

 Al levantarse del asiento y dirigirse al micrófono, la multitud arropó y coreó el nombre de ¡Neri, Presidente!.

 Y a media arenga vino el latigazo para los académicos y dirigentes de la UABJO que  fueron a postrarse ante Villacaña. A quiénes les dijo desde el templete: ¡Qué vergüenza!. ¿Quiénes son esos judas Iscariotes que fueron a entregar su conciencia por un plato de lentejas?. Ahí le van los nombres: Todos ellos priistas:  Leticia Mendoza Toro, que sigue siendo incondicional a José Murat; Enrique Martínez Martínez, Silviano Cabrera Gómez, Rafael Torres Valdez “el Pingüino”, Antonio Ricárdez y otros más.

 Y dirigiéndose a los universitarios que estaban ahí, les dijo: “No vamos a permitir que Alejandro Murat nombre al próximo Rector, lo van a nombrar los universitarios.”

Un grito explosivo surgió entre los universitarios: ¡Neri, Presidente!.

  Por otro lado, déjeme decirle, amigo, lector, que la guerra sucia que orquestaron José Murat, su hijo, Alejandro Murat y el Cara Sucia contra Francisco Martínez Neri para tratar de frenar su victoria, fue un auténtico fracaso, no solo porque Neri ganó la elección, sino porque debido a esa guerra sucia y a su victoria, Francisco Martínez Neri surge como un fenómeno político en Oaxaca. Y por eso, tales felones tendrán que pasar por las horcas caudinas de la política, porque aunque Benjamín Robles repita como diputado federal, nunca de los nunca tendrá el apoyo de los universitarios. Ni será gobernador de Oaxaca por estar fichado por el pueblo como mercenario de los Murat. Ni su esposa Maribel Martínez Ruiz será la primera dama del estado de Oaxaca.

 Porqué nos atrevemos a decir que Martínez Neri surge como un fenómeno político en Oaxaca, no solo por ser un académico, un político y un hombre de izquierda, sino por la arenga que pronunció en La alameda de León.

 Micrófono en mano, de pronto… detuvo su arenga, volteó hacia  su derecha y dijo, ahí está Alejandro, con quien sostuvimos una plática, donde le dije que trabajaríamos juntos por el bien de Oaxaca y del municipio el último año de su gobierno, con la condición de que no se metiera en la campaña, pero se metió con todo para apoyar a su candidato. Rubricó sus palabras diciendo, Alejandro Murat no tiene palabra.

 Y remató, diciendo, en este 2021 ese dinosaurio quedará herido de muerte y en el 2022 lo vamos a enterrar, porque Oaxaca se pintará de Morena y tendrá un gobernador o gobernadora. Ahí, en ese instante había surgido francisco Martínez Neri como un fenómeno político en Oaxaca. Y esas palabras llegaron como alfileres al corazón de José Murat, que ve como su imperio en Oaxaca se le cae como un castillo de arena y su sed insaciable por el poder y el dinero se le cae también.

 Pudiendo ser recordado como buen gobernante será recordado como el más corrupto y ratero de los gobernadores que ha tenido Oaxaca hasta hoy.

Deja un comentario