En aumento los asesinatos a políticos, 139 fueron asesinados entre septiembre de 2020 y marzo de 2021

  • El estado de Veracruz registró 17 asesinatos de políticos y candidatos, es la entidad con más crímenes de este tipo. En contraste, en Durango, Querétaro y Baja California Sur no se presentó ningún caso. 
  • México tiene una de las tasas de ataques a periodistas más altas del mundo y en 2020 fue clasificado como uno de los países más letales para ejercer esta profesión. 
  • Los informes iniciales indican que 139 políticos, funcionarios gubernamentales y candidatos han sido asesinados entre septiembre de 2020 y marzo de 2021.

CIUDAD DE MÉXICO, 27 de mayo de 2021. El informe 2021 es la 8ª edición del Índice de Paz México (IPM),  elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP) que proporciona una medición integral de la paz en México. Este reporte incluye tendencias, análisis y estimaciones del impacto económico de la violencia en el país. Los altos niveles de violencia en México han afectado a las fuerzas de seguridad, a figuras políticas y a periodistas. Los asesinatos a políticos también están en aumento y se ha intensificado en el período previo a las elecciones de mitad de período en México en junio de 2021. Al menos 139 políticos, funcionarios gubernamentales y candidatos fueron asesinados entre septiembre de 2020 y marzo de 2021. El estado de Veracruz ha registrado el mayor número de homicidios de políticos y candidatos asesinados. 

Los cinco estados con mayor índice de asesinatos a políticos son; Veracruz con 17, Guerrero con 13, Morelos con 10, Guanajuato con 9, y Estado de México, Zacatecas y Oaxaca con 8 respectivamente. Aquellos con menor índice son: Baja California Sur, Guerrero y Durango con ningún registro, Nayarit, Coahuila, Hidalgo, Nuevo León y Colima con un solo asesinato, Tabasco y CDMX con 2, Tamaulipas y Sonora con 3 y San Luis Potosí y Chihuahua con 4, respectivamente.

La violencia en México también se ha caracterizado por un aumento en contra  de las fuerzas de seguridad y figuras políticas. En 2020, Guanajuato registró el mayor número de homicidios policiales, con 84 agentes muertos.

En 2020 fueron asesinados 524 policías, lo que representa un aumento del 17.5% con respecto al año anterior. Los cinco estados que han registrado un mayor índice de homicidios policiales son: Guanajuato con 84, Estado de México y Veracruz con 39 respectivamente, Guerrero con 37, y Chihuahua con 35. Los estados con menor índice son: Nayarit con un homicidio, Baja California Sur con 2, Coahuila con 4, Chiapas, Hidalgo y Querétaro, cada uno con 5, y Durango y Quintana Roo con 7.

Los periodistas también corren peligro cuando cubren temas relacionados con la delincuencia organizada. México sigue siendo uno de los lugares más peligrosos del mundo para ser periodista, ya que al menos ocho periodistas y profesionales de los medios de comunicación fueron asesinados en relación con su trabajo en 2020.

México tiene una de las tasas de ataques a periodistas más altas del mundo y en 2020 fue clasificado como uno de los países más letales para los periodistas. El indicador calidad de la información, que mide la frecuencia con la que los Gobiernos difunden información falsa o engañosa, también se ha deteriorado.

A nivel general, el libre flujo de información registró la segunda mejora más importante durante la última década, impulsada por el aumento del 48.4 % en el indicador número de personas que utilizan Internet. Sin embargo, la tendencia se ha visto contrarrestada por deterioros en libertad de prensa . 

El informe, también revela que la paz en el país mejoró 3.5 por ciento en 2020, con cuatro de los cinco indicadores mostrando mejoras. Esto se produce después de cuatro años de deterioro sucesivo y marca un cambio de tendencia que comenzó antes de la aparición del Covid-19. 
Los altos niveles de violencia en México continúan estando impulsados por un puñado de regiones, ya que el 50% de todos los homicidios ocurren en seis estados: Guanajuato, el Estado de México, Baja California, Chihuahua, Jalisco y Michoacán. 

Desde julio de 2018, las tasas de homicidio y delitos cometidos con armas de fuego alcanzaron su punto máximo y desde entonces han ido disminuyendo gradualmente. Otras tasas de criminalidad comenzaron a caer a mediados de 2019, también antes de la pandemia. Aunque las tasas de criminalidad siguen siendo altas, esto indica que México podría estar experimentando un cambio de tendencia luego de un fuerte aumento de la violencia.

Durante 2020, 22 estados registraron una mejora general, mientras que 10 sufrieron deterioros. Yucatán fue el estado más pacífico del país por cuarto año consecutivo, seguido de Tlaxcala, Campeche, Chiapas y Nayarit. Los cinco estados menos pacíficos fueron Baja California, Colima, Zacatecas, Chihuahua y Guanajuato.

Esta es la primera vez en cinco años que la mayoría de los estados han mejorado sus niveles de paz. A pesar de esto, los niveles de violencia son históricamente altos. Los niveles de homicidio aumentaron un 84.1% desde 2015. En 2020, más de 35,000 personas fueron víctimas de homicidio, lo que representa una tasa de 27.8 muertes por cada 100,000 personas.

El impacto económico total de la violencia en México fue de 4.71 billones de pesos en 2020, esto es más del doble de las exportaciones anuales totales de la industria automotriz, el sector industrial más grande de México. Los costos asociados con la violencia siguen siendo altos, sin embargo, el gasto público en contrarrestar la violencia ha disminuido.

Desde 2015, el gasto en servicios de seguridad pública ha caído un 31.4 por ciento. El gasto del gobierno en seguridad interna y el sistema judicial como porcentaje del PIB es menos de la mitad del promedio latinoamericano, con solo 0.7% del PIB. Este déficit limita la capacidad del sistema judicial para procesar casos, lo que genera altos índices de impunidad. Sin embargo, el gasto militar y los costos de protección privada aumentaron en comparación con 2019, destacando un creciente uso del ejército en el combate a la delincuencia organizada.

Carlos Juárez, director del IEP en México comenta: “Además del sufrimiento personal, la violencia tiene un alto costo para nuestra economía. En 2020, el impacto económico de la violencia fue siete veces mayor que el gasto público en salud. Incluso una reducción del 10% en la violencia proporcionaría recursos adicionales por 471 mil millones de pesos a la economía mexicana. Estos niveles de recursos podrían ser clave y se requieren con urgencia para ayudar a contener la pandemia y la posterior recuperación económica».

México tiene la novena tasa de homicidios más alta a nivel mundial, y también alberga las cinco ciudades con las tasas de homicidio más altas del mundo: Tijuana, Ciudad Juárez, Uruapan, Irapuato y Ciudad Obregón. La ciudad fronteriza de Tijuana registró en 2019 una tasa de homicidios de 134 muertes por cada 100,000 habitantes, 20 veces más alta que el promedio mundial.

Deja un comentario