Jose Murat y sus esbirros no impedirán la victoria de Neri

Puerto Libre

Guillermo Hernández Puerto

 Entre los acuerdos a que llegaron en Polanco José Murat y Benjamín Robles Montoya; fue que Benjamín Robles y su suplente operarían la guerra sucia contra los enemigos de Alejandro Murat Hinojosa.

 La pregunta obligada. ¿Tendrá relación este acuerdo pactado por dos mafiosos, con la agresión que sufrieron brigadistas voluntarios de Francisco Martínez Neri en la agencia de Montoya el pasado 9 de mayo de este 2021?.

 Nos atrevemos a pensar que sí. Porque Francisco Martínez Neri representa hoy  por hoy el mayor y más grande peligro para que José Murat, su hijo Alejandro Murat Hinojosa y su mercenario Benjamín Robles Montoya se apoderen del municipio de Oaxaca de Juárez y de las arcas municipales  a través de Javier Villacaña Jiménez, candidato de este trío de maleantes y corruptos.

Por ello José Murat y sus esbirros Alejandro Murat, así como su mercenario Benjamín Robles Montoya y la cola de esbirros que se han sumado a Javier Villacaña Jiménez, se han unido todos ellos, con un mismo objetivo: derrotar al precio que sea a Francisco Martínez Neri, haciendo suya la frase atribuida a Nicolás Maquiavelo, que “el fin justifica los medios”.

Es obvio que José Murat y todos sus esbirros harán todo lo que esté en sus  manos  y a su alcance para derrotar en las elecciones del 6 de junio a Martínez Neri, un hombre honrado, trabajador y con un liderazgo político propio, porque no tiene atrás padrinazgo.

 Javier Villacaña Jiménez,  representa los intereses económicos y políticos de José Murat. Y es el candidato de rateros y corruptos y  candidato también de un mercenario al servicio de los Murat, como lo es “El Cara Sucia”, Benjamín Robles Montoya.

 Porqué decimos que Javier Villacaña Jiménez es el candidato de corruptos y rateros. He aquí dos hechos de corrupción que lo demuestran:

En el último día como Director General del Infonavit, Alejandro Murat Hinojosa se asignó un bono de 5 millones 500 mil pesos.

En tanto los que tenían adeudos por la adquisición de casas se tronaban los dedos de las manos por no poder pagar. Y en su gobierno, en la Secretaría de Salud, siendo titular de esta secretaría Donato Casas Escamilla simularon  la compra de equipos y medicamentos por más de 80 millones de pesos  para atender a enfermos de Covid.

Esto es un latrocinio que debiera ser investigado y castigado por el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

 Y Alejandro Murat Hinojosa, Donato Casas Escamilla y demás cómplices de este robo y crimen cometido contra la salud del pueblo oaxaqueño, debieran ser encarcelados para que paguen por sus fechorías ¿O acaso no debiera ser así, amigo lector?

 Sin contar que José Murat es un ladrón, porque  siendo gobernador de Oaxaca, le robó la casa a Doña Olga Castillejos. Y Benjamín Robles Montoya  es un parásito social que se ha enriquecido y alcanzado cargos populares como mercenario al servicio de los Murat.

 Estos son pues los padrinos políticos y los que postularon candidato del PRI a la Presidencia del Municipio de Oaxaca de Juárez a Javier Villacaña Jiménez.

 Por ello desde esta gran tribuna,  nos atrevemos a decir que  pese a lo que hagan José Murat y sus esbirros y que José Murat, su hijo Alejandro Murat y el Cara Sucia serán derrotados en los comicios del 6 de junio y que no podrán impedir la victoria de Francisco Martínez Neri, porque Neri es un hombre honrado, trabajador y con un liderazgo propio, porque no tiene atrás padrinazgo alguno,  Neri es Neri.

Deja un comentario