Titixe. Cine Mexicano en Sala Virtual

TITIXETania Hernández Velasco | México | 2018 | 62 min.

Disponible en la SALA VIRTUAL del 3 de septiembre al 3 de octubre. 


«Un árbol de luto, brotes que bailan, fantasmas, historias y semillas olvidadas. Este es el último intento de una familia mexicana de cultivar la tierra.»


 FICUNAM – Premio TV UNAM, Premio Estímulo Churubusco
Full Frame Documentary Film Festival – Charles C Guggenheim Emerging Artist Award
Festival de Málaga – Mención Especial del Jurado
Doqumenta Querétaro – Mención Especial del Jurado
Black Canvas Film Festival –  Premio Jurado Joven, México
Premio Rizoma de Cine –  Mención del Jurado
Festival de Cine de Oruro –  Mención del Jurado

NOTA DE LA DIRECTORA
Hace ocho años, mi abuelo me confesó que le hacía triste que nadie de su descendencia se hubiera interesado en cultivar la tierra como él. La confidencia me sorprendió, la generación de mi madre emigró a la ciudad y yo crecí sin conexión a nuestro pasado rural. Le contesté que me gustaría ir con él a su terreno y que me enseñara a hacer las cosas crecer.

Le sugerí hacer una película juntos y él se emocionó. Pero yo dejé que pasaran los años sin venir hasta que él murió. Fui a su terreno con mi madre (y mi cámara) a despedirme antes de que la abuela lo vendiera. Juntas lloramos frente al terreno vacío. Lloramos al abuelo, pero también por perder al majestuoso paisaje; a las abejas, grillos y pájaros; a la tierra negra esperando semilla.

A Mamá entonces se le ocurrió intentar una última siembra de frijol con sus ahorros. ¡Tal vez así podríamos convencer a la abuela de que conservase el terreno! ¡Tal vez así yo podría grabar aquello que mi abuelo me quiso haber enseñado! Comenzamos a trabajar en la tierra y  el paisaje se fue llenando de color y vida; de la sensibilidad de mi madre; del sentido del humor de mi abuela; de la experiencia y el trabajo de mi tío Abel.

Pero mientras la belleza de las plantas se desplegaba ante nosotras, la amenaza constante de fracaso y la áspera realidad agrícola en México emergió sin piedad. Para mí, es crucial vincular nuestra pérdida a un despiadado contexto contemporáneo (compartido por muchos rincones del sur global); un contexto de abandono, violencia y desprecio a los campesinos, a su trabajo y a su visión del mundo.

https://www.eyelet.com/login/

Deja un comentario